Antioxidantes y radicales libres

¿Qué son los antioxidantes?

Consumir antioxidantes desde muy jóvenes, nos ayudara a estar más sanos en el futuro.”
Los antioxidantes son sustancias que nos ayudan a prevenir o retrasar la oxidación y los daños celulares ocasionados por los radicales libres, que son unas moléculas que en grandes cantidades pueden provocar un gran daño a nuestras células, alterando su estabilidad y funcionalidad.

Los antioxidantes pues, tienen como objetivo neutralizar estos radicales libres y así proteger a los órganos y sistemas que pudieran verse afectados.

Pese al poder de los antioxidantes, hay veces que estos no son capaces de neutralizar del todo a los radicales libres. La contaminación, el tabaco, los pesticidas, el consumo excesivo de grasas… son factores que hacen que los radicales libres se multipliquen y se vuelvan fuertes, ante estos factores tan agresivos los antioxidantes lo tienen muy difícil.

Cuando esto sucede, el exceso de radicales libres puede provocar graves daños a las células y facilitar que se produzcan diversas enfermedades.

Más adelante ampliare esto en este artículo pero como resumen diré que los antioxidantes se pueden consumir de forma natural (están presentes en frutas, verduras y otros) o también en suplementos.

alimentos con antioxidantes

 

Tipos de antioxidantes

Los antioxidantes se pueden dividir en:

Endógenos

Los fabrica las celulas y pueden ser:

-Glutation, se encuentra en el citoplasma de las células.

-Coenzima Q10, un potente antioxidante muy famoso por ser consumido en suplementos.

-Ácido tióctico, un ácido graso que favorece el rejuvenecimiento celular.

Exógenos

Se obtienen de alimentos y suplementos:

-Vitamina E (aceites vegetales, aceites de semillas, germen de trigo, almendras, avellanas, nueces…)

-Vitamina C o ácido ascórbico (limón, lima, naranjas, mango, kiwi, fresas, tomate, brócoli…)

-Betacarotenos son los precursores de la vitamina A y su déficit puede provocar grandes daños al organismo.

-Flavanoides (frutas, verduras, te negro y té verde)

En realidad existen 8000 tipos de antioxidantes, pero como no nos hace falta saberlos todos, ni esto es un curso de medicina avanzada con saber esto que es lo básico es más que suficiente.

¡ATENCIÓN! Esto te puede interesar

Descubre también los increibles beneficios del té verde

 

Propiedades de los antioxidantes

Actualmente se está estudiando en profundidad los beneficios que tienen los antioxidantes en nuestro organismo y existen multitud de ellos que confirman que son capaces de ralentizar o prevenir el desarrollo de muchas enfermedades, como pueden ser el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el alzhéimer o el envejecimiento. Como podemos observar las enfermedades sobre las que actúan son de las más graves que pueden existir por lo que consumir antioxidantes es vital.

En cualquier caso son solo estudios preliminares, aún queda mucho trabajo por hacer y mucho que avanzar. Seguramente si analizásemos todos esos estudios habrá mucho de ellos en los que no se demuestre la relación entre consumir antioxidantes y combatir esas enfermedades.

En cualquier caso, siempre es mejor prevenir que curar y seguro que consumir una alta cantidad de alimentos que contengan antioxidantes resultara muy positivo para nuestro organismo y nuestra salud.

También va muy bien, por ejemplo, para curar los típicos resfriados de verano. Además, en esa época del año también va muy bien ya que de paso podemos tomar fruta y zumos que nos ayudaran a refrescarnos.

 

Alimentos con más antioxidantes

En nuestra dieta diaria, es recomendable que incluyamos alimentos que contengan una gran cantidad de antioxidantes. Consumir antioxidantes desde muy jóvenes, nos ayudara a estar más sanos en el futuro. Así que hay que tener en cuenta la siguiente lista

-Judías verdes (fuente de vitamina C, acido fenólico y flavanoides)

-Alcachofas (fuente de vitaminas del grupo B, potasio y magnesio)

-Patatas (fuente de ácido fenólico) otra buena alternativa siempre que se consuma asada o hervida

-Zanahorias (fuente de vitamina A, ácido fólico, magnesio y fosforo)

-Frutos del bosque, son de los que más antioxidantes tiene, y entre todos los frutos del bosque uno de los mejores es el arándano.

-Manzana (son una gran fuente de vitaminas)

-Chocolate negro, consumiendo una pequeña cantidad diaria (20 o 30 gramos) obtendremos una gran cantidad de antioxidantes.

-Brócoli (es una gran fuente de vitamina C, más que las naranjas)

-Frutos secos (son un gran fuente de ácidos grasos que ayudan a combatir múltiples enfermedades)

-Té verde (posiblemente este entre las cinco sustancias con más antioxidantes)

-Ajo (además de ser un antibiótico natural, el ajo es una gran fuente de vitaminas y minerales)

-Uvas, se dice que consumir una copa de vino al día puede resultar beneficio, la prueba está en que el vino procede de la uva que es una gran fuente de polifenoles y flavonoides.

 

¿Qué son los radicales libres?

Para poder entender el concepto de radical libre tenemos que recurrir a conceptos básicos sobre átomos y moléculas.

Las células de nuestro cuerpo están formadas por moléculas y estas a su vez por atamos. Cada átomo esta compuesto por unas partículas llamadas neutrones, protones y electrones, estos últimos responsables de que exista un enlace entre los otros dos átomos para poder formar moléculas complejas.

En situaciones normales, los electrones de un átomo se encuentran en pares, pero existen unas sustancias llamadas radicales libres las cuales no están reunidos en pares, están separados o libres.

Por lo tanto, un radical libre se podría definir como cualquier elemento que contenga al menos un electrón fuera de su orbita mas externa, y que sea a su vez capaz de existir de forma independiente (de ahí el termino libre)

Cuando un electrón como en los radicales libres, no están formados en pares, estos necesitan estabilizarse y para ello reaccionan con moléculas sanas robándoles el electrón. Esto provoca una reacción en cadena que en casos extremos puede producir graves daños a las células.

En cualquier caso, los radicales libres no son siempre malos, el organismo los produce de forma natural, eso sí, en pequeñas cantidades, el problema esta cuando por diversos motivos se crean en cantidades mayores.

Por lo tanto, hay que tener en cuenta, que en pequeñas cantidades son necesarios para cumplir con una serie de reacciones metabólicas o por el sistema inmune para atacar virus o bacterias, pero en grandes cantidades que el organismo no pueda controlar dañaran nuestras células.

 

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.