Como aprender a decir no

Perfil de las personas que no saben decir no

Aprender a decir no puede parecer algo básico y normal pero que en realidad supone para algunas personas una tarea difícil que suele incluso, causar algunos trastornos psicológicos.

Las personas que no saben decir que no a nada suelen tener una actitud de dominado, pasiva y con graves dificultades a la hora de comunicarse con los demás, entablar relaciones o pedir algo. En el siguiente listado podrás ver alguna de las principales características que definen a las personas que tienen dificultados para decir. Toma nota y si te sientes identificad@ es hora de cambiar.

 

“Para algunas personas, decir que no y saber marcar sus propios limites es una tarea muy difícil que les causa malestar y ansiedad, sobre todo si se trata de algún problema en el trabajo. Es importante cambiar esto y aprender a decir no cuando creemos que es que no. De esa forma mejorarían nuestras relaciones personales y nos sentiríamos mucho mejor en general.”

¡Aprende a decir no!

 

8 pasos que definen a una persona que no sabe decir no

-Si tienen que llamar a una persona por teléfono o verla en persona y esa conversación saben que es para decir que no a algo, suelen retrasarlo al máximo para evitar esa situación incómoda. Viene a ser algo así: “Ya llamare más tarde, ahora no me apetece.”

No se atreven a decir que no pero tampoco hacen lo que prometieron ya que en el fondo no lo quieren hacer pero son incapaces de decirlo. Doble problema, no eres capaz de decir que no pero tampoco cumples.

-Puede pasar también lo contrario, no ser capaz de decir que no pero luego sí que cumplir con lo prometido aunque no quiera o le suponga un problema o malestar.

-Son personas que tienen un temor constante a fallar a los demás y ser rechazados.

-Al no saber decir que no les acaba provocando más problemas que beneficios en su vida diaria.

-Suelen ser personas con baja autoestima, sentimiento de inferioridad y con el tono de voz bajo. Como el de una persona sumisa.

-Al comunicarse tienen poco contacto visual y poca gesticulación.

-Suelen pasarle el problema a personas con las que ellos se sienten seguros y consideran “más fuertes”.

Si eres de estas personas entonces hay que cambiarlo. Aprende a decir no desde ya. Es importante tanto para nuestras relaciones personales como para nuestra salud mental. A continuación veremos algunos consejos que te ayudaran a superar este problema.

 

¿Cuál es el motivo de que nos cueste tanto decir no?

No me apetecía nada hacer aquello que me estaba pidiendo. En otras circunstancias normales le habría dicho que no y ya pero después de calentarme la cabeza, darle vueltas y sentirme profundamente frustrado acabe diciéndole que sí.

Si es que encima que no se decir que no la gente aún se aprovecha más y sacan su vena manipuladora. Así es imposible, así no se puede vivir. No puedo permitir que sigan haciendo conmigo lo que les da la gana y que la gente se aproveche de mi debilidad. Tengo que aprender a marcar mis límites, tengo que aprender a decir no y tengo que hacerlo cuanto antes.

Saber decir no es importante, hay que marcar nuestros propios límites sin pensar que podamos decepcionar a la otra persona. Es más, seguramente lo que consigamos es lo contrario y que mejoren nuestras relaciones personas.

Muy bien todo, pero aún queda una duda: ¿Cuál es el motivo de que existan personas a las que les cueste tanto decir no? Vamos a ver una serie de motivos que hacen que ese tipo de personas tengan más dificultades a la hora de aprender a decir no.

 

6 Motivos por los que nos cuesta aprender a decir no

Deseo de complacer a los demás, de ser querido y deseado por todos los que te rodean. Aunque eso es un arma de doble filo. Al final lo que podemos conseguir es que se aprovechen de nosotros. Recuerda que a los verdaderos amigos no hay que demostrarles nada.

Personas con poca personalidad, baja autoestima y frágiles de mente. Como consecuencia de esto nos dejamos llevar con facilidad y acabamos haciendo todo aquello que los demás desean.  Cuidado en este aspecto con los menores y el consumo de alcohol y drogas.

Personas poco asertivas. La falta de asertividad hace que una persona sea incapaz de expresar aquello que piensa y prefieren callar y dejarlo pasar.

Haber sufrido traumas pasados. Igual en algún momento de nuestra vida hemos sufrido algún problema al intentar decir que o marcar nuestros límites. Hay que pensar que eso solo fue un caso puntual y que no podemos permitir que nos persiga de por vida.

Miedo a ser rechazados, que se enfaden con nosotros, que perdamos amistades. Este sentimiento de inferioridad y el miedo a quedarnos solos hace que pensemos que al decir que si a todo consigamos que todo el mundo nos quiera más. Como ya he comentado antes con esto lo único que se puede conseguir es que acaben abusando de nosotros.

Tener miedo a sufrir las consecuencias de negarnos a algo. Siempre que nuestra negativa sea coherente y lo hagamos de buenas maneras no deberíamos de sufrir ningún timo de represalia. En general todos somos personas razonables y adultas, a no ser que seas de la mafia y te estés negando a cometer algún crimen, eso ya es otra historia.

 

 

Trucos para aprender a decir no sin sentirse culpable

Después de leer todo este articulo seguro que alguno de vosotros habéis cambiado la mentalidad y estáis preparados para cambiar. Pues entonces vamos a ello, al apartado más importante donde se explica cómo hacer para revertir esta situación y empezar una nueva vida.  Sigue estos consejos que te pongo a continuación y después aprender a decir no será pan comido:

-Primero de todo, miedos fuera. No te tiene que importar lo que piensen los demás, además de que ser autentico y con personalidad nos ayuda en nuestro día a día. Una cosa hay que tener clara, los amigos de verdad siempre estarán a tu lado, les digas que si o les digas que no.

Mejor dar puerta a todo aquel que quiera abusar de nuestra debilidad. Siguiendo con el punto anterior, es mejor tener lejos a aquellas personas que se enfadan por no querer hacer algo. A la larga ganaremos en salud y felicidad, eso ni son amigos, ni son nada.

No te preocupes si al principio te sientes mal. Todo lo nuevo cuesta y esto no iba a ser una excepción. La primera vez que digas que no te sentirás mal y con ansiedad pero no pienses en tirar la toalla. Se fuerte y sigue.

Entrena cada día para cambiar tu actitud asertiva. Un buen truco es hacerlo delante de un espejo. Mírate a ti mismo reflejado y empieza a practicar situaciones diarias y comunicación no verbal.

Di no desde el momento cero. Sin más, sin dar explicaciones y sin permitir que intenten manipularte.

Usar la técnica del disco rayado si estamos ante alguien muy persistente. Si lo anterior no funciona y estamos ante alguien muy pesado que intentara manipularnos como lo ha hecho otras veces, lo mejor es usar la técnica del disco rayado que es ni más ni menos que repetir una y otra vez la misma opinión sin dar más explicaciones. Ejemplo: “lo siento, pero no puedo” “te entiendo, pero no puedo” “lo siento de verdad, pero no puedo”

Haz una lista de todo aquello en lo que te cuesta a decir que no. De esta forma tendrás organizado cuáles son esas situaciones en las más que te cuesta decir no y cuales en las que te cuesta menos.

 

¡ATENCIÓN! Esto te puede interesar

Comprueba con este test del blog webconsultas si eres de esas personas que siempre ceden, o si eres capaz de defender tus opiniones e intereses.

 

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.