Manual completo de la avispa asiática. Como actuar

Introducción

Mosquitos, medusas, moscas, avispas… no teníamos bastante fauna molesta que soportar en verano que ahora nos llega una posiblemente peor y que está en plena expansión. Hablamos de la avispa asiática, vespa velutina y también conocida con el apodo de avispa asesina.

¿Pero cómo es que este insecto esta tan de actualidad? Es por muchas razonas de las que iremos comentando a lo largo de este articulo pero la principal es que solo durante este verano ya se ha cobrado la vida de 3 personas (y mientras escribo esto aún queda mucho verano por delante) cuando en los últimos cuatro años solo se había producido un fallecimiento. Este dato demuestra su rápida expansión y lo peligroso que puede llegar a ser encontrarse con la avispa asiática.

Desde que llego a la Península a través de Francia en el año 2010, la avispa asiática ha ido asentándose poco a poco por todas las comarcas del norte, desde Galicia hasta Cataluña. También se han visto ejemplares en algunas zonas de Castilla y León y Baleares y no se descarta que tarde o temprano aparezca más al sur como por ejemplo en Valencia.

Este insecto no solo es capaz de provocar muertes con su picadura. Es una especia invasora muy peligrosa para la flora y la fauna de la región. A continuación veremos un completo manual donde podremos entender que es la avispa asiática, como localizarla, como actuar y que hacer en caso de picadura.

 

“La avispa asiática es una especie invasora que supone un grave peligro tanto para la fauna local y el ecosistema como para la actividad humana”

 

¿Qué es la avispa asiática?

La avispa asiática o vespa velutina es una especia de vespa que al igual que las avispas comunes que estamos acostumbrados a ver, pertenece al grupo de los himenópteros. Así a simple vista puede parecer una avispa más pero su problema reside en que es considerada una especie exótica invasora muy peligrosa para las personas y la fauna local.

La condición de especie exótica invasora se da a todos aquellos seres vivos que son introducidos en un hábitat natural que no les corresponde, ya sea de forma intencionada o no. Estos insectos suelen mostrar una alta tasa de crecimiento y rápida expansión, provocando graves consecuencias para la actividad humana y los ecosistemas. De ahí que se considere un insecto tan peligroso.

Esta especie de avispa se le considera invasora por ser nativa del sureste asiático. Los países donde es más común son: Bangladesh, Bután, China (incluyendo Hong Kong), India, Indonesia, ciertas zonas la República de Corea, Laos, Malasia, Birmania, Tailandia y Vietnam. Viendo esto no podemos evitar muchos preguntarnos… ¿Entonces qué pinta esta avispa aquí y como ha llegado?

La introducción de especies invasoras suele ser de forma intencionada o de forma accidental. En este caso es más probable que se trate de la segunda opción ya que no veo a nadie capaz de coger un panal en China y traérselo en la maleta como souvenir. De hecho se dice que probablemente la llegada de la avispa asiática a Francia fue por culpa de un barco mercante procedente del este de China.

Así de fácil es una invasión de un insecto hoy en día. Compras unas plantas en China y dentro de una de ellas hay una avispa reina descansando del frio invierno. Nadie se da cuenta de nada y cuando llega aquí sale y empieza a reproducirse.

 

Características y alimentación

Características fisicas

Es importante también aclarar algunas dudas de cómo es este insecto para poder detectarlo enseguida si nos lo cruzamos un día de campo o si llega a nuestra ciudad y le da por hacer un panal en la pared de casa (esto último también ha sucedido y además en plena Barcelona capital). Veamos pues como es este insecto, toma nota que esto te puede salvar la vida:

1. A diferencia de la avispa común que tiene un amarillo marcado, la especie asiática se distingue fácilmente por tener un negro profundo tanto en el tórax como en el abdomen. También tiene franjas amarillas pero estas son mucho menos destacables que en el caso de la avispa común.

2. Sus patas son de un color marrón oscuro y amarillo en sus extremos.

3. Sus alas son mucho más oscuras que las de la avispa común o las de las abejas. Son casi de color negro.

4. Lo más destacable es el tamaño. La avispa asiática es una de las más grandes que existen. Además si el lugar donde están tiene un clima favorable alcanzaran con facilidad su máximo tamaño que es más del doble que el de la abeja y el de la avispa común.

 

Alimentación

En cuanto a su alimentación, no tiene tanta importancia pero también vamos a verlo a modo de curiosidad.

La avispa asiática se alimenta de cualquier insecto que encuentre en el campo. Necesita carne para alimentar a las larvas y que puedan crecer. Para ello capturan toda clase de bichos: hormigas, moscas, arañas, mariposas… Aunque la comida principal son las abejas, lo que supone hasta el 84% de su dieta.

Que su alimentación principal sean las abejas supone un grave problema para el sector apícola que veremos más adelante en otro apartado.

 

Avispa asiática vs abeja vs avispa común

En la siguiente imagen podemos apreciar mejor las diferencias entre la avispa asiática, las abejas y la avispa común. Como se puede observar cambia el color del tórax pero sobre todo se diferencia por su tamaño ya que el de la avispa asiática es mucho mayor.

Expansión de la avispa asiática

Desde su llegada a la península en el año 2010, la avispa asiática ha ido asentándose rápidamente por todo el norte del país a causa del clima que es muy favorable para este insecto.

En el siguiente mapa podemos ver la expansión de la avispa asiática por la península ibérica y solo esta hasta el 2015 por lo que os podéis imaginar a día de hoy año 2018 como debe de haber cambiado.

Desde Galicia, pasando por Castilla y León, Navarra… hasta la misma ciudad de Barcelona donde se llegó a localizar un panal en un edificio histórico del centro de la capital.

Esta rápida expansión es debida a un clima favorable que hace que se sientan como en casa, a que tienen depredadores fáciles que le proporcionan alimento y a que en Europa carecen de animales que le puedan suponer una amenaza. Solo son una amenaza para la avispa asiática algunas especias de pájaros, como la urraca.

 

¿Qué hacer si vemos un panal?

El ser humano está cada vez más expuesto a este insecto. En España se expande a un ritmo de 50 kilómetros cada año. Van buscando la humedad y temperaturas suaves por lo que no es raro verlas en áreas urbanas.

Lo primero que hay que hacer es evitar los lugares donde suelen anidar (arbustos, arboles, leña, arquetas, material de jardinería…). Esta avispa solo suele atacar si se siente amenazada por lo que si vemos un ejemplar o un panal hay que mantener la calma en todo momento y alejarse de la zona sin hacer aspavientos o intentar matarlas o agredirlas.

Esto último es muy importante porque si se sienten amenazadas lanzaran unas feromonas al aire y enseguida acudirán decenas de individuos para empezar un ataque en grupo lo que podría ser fatal.

Así que una vez nos hemos alejado lo suficiente de la zona, hay que llamar rápidamente al teléfono de emergencia o a alguna empresa especializada en retirar este tipo de nido para que pongan en marcha el protocolo de lucha contra esta especie. Jamás hay que dejarlo pasar o intentar retirarlo por nuestra cuenta.

 

¿Cómo es la picadura y cómo actuar?

Pese a todo lo que hemos comentado hasta ahora, la avispa asiática no representa una amenaza para el ser humano a no ser que nos acerquemos a sus nidos. No suelen atacar si no se sienten amenazadas.

Esta actitud es similar a la que tiene la avispa común, así que su peligro real que tanto temor causa es debido a una serie de diferencias que hay entre ambas especies, que son:

1. Al ser más grande la avispa asiática también es mayor la cantidad de veneno que inyectan por cada picadura por lo que en caso de alergia harían falta menos picaduras para provocar una reacción grave.

2. Su agresividad es mayor si ven que su nido puede ser atacado, por lo que escapar del ataque es muy difícil.

3. Su radio de ataque es mayor que el de la avispa común y persigue a mayores distancias. Esto quiere decir que por ejemplo con la avispa común solo ataca si estamos muy cerca del panal pero la avispa asiática es capaz de provocar un ataque masivo estando nosotros a mayor distancia.

 

“La avispa asiática persigue hasta más distancia que la avispa común y sienten atacadas desde mas lejos”

 

La picadura de la avispa asiática provoca un hinchazón de varios centímetros de diámetro y un dolor intenso y agudo como si nos pinchásemos con un alfiler que dura unas 24 horas. Pasado este tiempo el dolor deriva en un escozor que recuerda al que provoca una quemadura.

Esta hinchazón y el dolor se pueden aliviar aplicando hielo o vinagre. Aun así las molestias pueden durar días o hasta una semana y es posible que tengamos que recurrir a analgésicos o antiinflamatorios.

Por lo general su picadura no es mortal pero una persona alérgica puede sufrir con facilidad un shock anafiláctico, debido a la cantidad de veneno que deja cada ejemplar. Es por eso que son tan temidas ya que con unas pocas picaduras pueden provocar la muerte en tan solo unas horas, sobre todo si estas son en ciertas zonas como la boca, ojos o dentro de la nariz.

El grave peligro para la fauna autóctona

La avispa asiática está poniendo en jaque al sector de la miel. Como hemos comentado antes, las abejas suponen hasta el 84% de la dieta de la avispa asiática. Esto supone que cada ejemplar puede llegar a capturar entre 25 y 50 abejas cada día lo que supone un grave desequilibrio en la naturaleza con consecuencias que pueden ser catastróficas.

Esto también está provocando que cambie la actitud de las abejas para evitar el peligro y poder defenderse. Esto supone que muchas veces las abejas abandonan las colmenas para evitar ser atacadas, por lo que las que quedan vivas tampoco van a producir miel.

Todo esto supone que en algunas provincias como Ourense la producción de miel haya caído hasta un 40%, unos niveles muy preocupantes. Para evitarlo los apicultores tiran de imaginación y usan todo lo que tienen a su alcance. Lo último es aprovechar el gran tamaño que tiene la avispa asiática poniendo trampas en las entradas de las colmenas para al menos, evitar que pueda entrar. De esta manera se evita que las abejas huyan y dejen a medias la producción de miel.

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.