Azúcar, el dulce veneno blanco

Azúcar, dulce veneno

El azúcar está llegando a unos niveles de adicción y peligrosidad que ya se le conoce como la droga más peligrosa, el nuevo veneno o la cocaína del siglo XXI.  Son solo una pequeña muestra de las frases utilizadas para alertar a la sociedad de lo peligroso que es consumir productos con azúcar a diario y en grandes cantidades.

¿Pero entonces como es que se permite esto? Los motivos por los que la industria opta por ponerle azúcar a todo y en cantidades son muy variados. Desde darle sabor a un producto de pésima calidad hasta tenernos enganchados. El azúcar crea adicción y gusta y eso las grandes compañías lo aprovechan pero bien.

Si que es verdad que la glucosa es esencial para el organismo, es uno de los principales motores del cerebro y eso las empresas también lo han sabido aprovechar. En realidad, necesitar glucosa no significa tener que tomar azúcar. Existen multitud de alternativas para mantener unos niveles correctos de glucosa en sangre y además son alternativas sanas, como por ejemplo las frutas.

Según algunos estudios los procesados y refinados como el azúcar y el pan blanco son capaces de influir en el funcionamiento del cerebro al nivel del alcohol, el tabaco y las drogas. Lo que al igual que estos productos, también acaba provocando dependencia y sensación falsa de bienestar.

El azúcar es el ingrediente ideal para las empresas. Sin necesidad de marketing, ni de campañas de publicidad, tienen a su disposición un ingrediente con el que son capaces de enganchar a la población aun vendiendo el peor producto del mercado con una calidad pésima.

Comer azúcar crea dopamina que estimula el cerebro provocando que cuanta más azúcar tomemos más queramos consumir. Y encima todo legal. Menudo chollo, ¿verdad?

 

Efectos secundarios de consumir azúcar

Hay cientos de estudios sobre los problemas para la salud de consumo de azúcar y descartando aquellos en los que el lobby azucarero ha metido mano, casi todos coinciden en su peligrosidad.

Un último de esos estudios relaciona el consumir altos niveles de azúcar con el riesgo de sufrir “síndrome metabólico”. Este síndrome es una dolencia que aumenta el riesgo de sufrir otras enfermedades muy peligrosas como diabetes tipo 2, problemas hepáticos o coronarios. Esto se debe a exceso de grasa y triglicéridos en sangre, tener el colesterol, la glucosa o la tensión alta y grasa acumulada en el abdomen.

Y sin dejar los estudios, hay algunos que incluso llegan a relación el consumo de azucar con el incremento de las tasas de cáncer. Esto es debido también a la relación que hay entre obesidad, diabetes, resistencia a la insulina y el cáncer. En algunos hospitales incluso ya se está dando dietas bajas en azucares a sus pacientes enfermos de cáncer.

También, en menor medida, se ha relacionado su consumo excesivo con el alzhéimer, candidiasis, síndrome premenstrual, problemas en la piel o debilidad en el sistema inmunológico.

En resumen, los principales problemas que provoca el azúcar son: obesidad, problemas dentales, diabetes, problemas cardiovasculares e incluso a largo plazo se ha descubierto que también puede provocar daños cerebrales pudiendo afectar a la memoria y el razonamiento. Como se puede ver es algo para tomárselo muy enserio.

 

La importancia de mirar bien lo que compramos

La industria puede y seguirá engañándonos, entonces solo nos queda a nosotros como consumidores seguir presionando para que se elaboren productos más saludables y también ser conscientes de lo que compramos a la hora de ir al supermercado.

Hay que pararse a mirar las etiquetas y ver cuales tienen azúcar y cuales no y en qué cantidades. Además, no hay que descartar ningún producto, es mejor mirarlos todos. Y es que hoy en día hay azúcar en casi todo, hasta en aquello que a la vista puede parecer sano o incluso de dieta.

Pan, cereales, kétchup, aderezos, yogures, tomate, productos dietéticos… e incluso preparados cárnicos, pechuga de pavo o alimentos infantiles. Todos ellos encima con las etiquetas de caseros, sanos y naturales. El engaño y la falta de ética de las grandes compañías no conocen límites.

Alternativas saludables

Hoy en día, alternativas al azúcar hay muchas y cada vez van saliendo nuevas aunque luego en realidad las que son verdaderamente saludables se pueden contar con los dedos de una mano.  A continuación voy a poner una lista con las que podría ser ahora mismo las mejores alternativas a este veneno blanco.

Dentro de los tipos de azúcar normal podemos encontrar la caña de azúcar, el azúcar integral, el azúcar moreno o el azúcar mascabado… sí que es verdad que son alternativas mejores aunque no las voy a recomendar. Al final no dejan de ser azúcar, un peligro para la salud y para la dieta.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que es mejor descartar aquellos que nos venden como sanos y que son industriales como la sacarina, el aspartamo, la sucralosa y la estevia barata de supermercado.

Lo mejor es no consumir ninguno, pero si te gusta el sabor dulce entonces mejor optar por estos:

Melaza de abedul (Xilitol)

-Pros: tiene un 40% menos de calorías que el azúcar refinado y no eleva los niveles de azúcar en sangre.

-Contras: Se obtiene a partir de un proceso industrial. Además es un producto con muchas calorías (240 por cada 100g.). Se aconseja tomarlo con precaución.

 

Miel

-Pros: Tiene multitud de beneficios para el organismo y es la alternativa más natural y saludable. 

-Contras: por contra tiene muchas calorías (310 por cada 100 gramos). Casi al nivel del azúcar blanco. Además no es apto para diabéticos, ya que sube los niveles de glucosa en sangre.

 

Estevia

-Pros: no tiene calorías y no daña los dientes y tampoco sube los niveles de glucosa en sangre.

-Contras: pese a que viene de una planta natural, la mayoría de las veces pasa por un proceso químico que no es nada saludable.

 

Sirope de agave

-Pros: Es una opción vegana, se diluye muy bien y contiene gran cantidad de vitaminas y minerales.

-Contras: al igual que la miel, tiene muchas calorías. A largo plazo puede aumentar los niveles de grasa en sangre por lo que no es muy bueno para la salud.

Azucar de coco

-Pros: es una de las mejores alternativas, contiene una gran cantidad de vitaminas y minerales.

-Contras: tiene un índice glucémico bajo pero aun así no es aconsejable para diabéticos. Su precio es muy elevado casi al  nivel de ser un producto de lujo.

 

Sirope de arce

-Pros: Es un producto natural que contiene más de 50 sustancias beneficiosas para el organismo entre antioxidantes, vitaminas y minerales.

-Contras: su nivel de dulzor es muy bajo por lo que habrá que añadir mucha cantidad elevando las calorías. En algunos casos lo que se vende en los supermercados es un producto industrial mezclado con azúcar blanco.

 

 

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.