Energía sexual y crecimiento personal

Introducción

La sanación sexual puede ayudarnos en nuestro crecimiento personal
La sexualidad, esa gran desconocida por los perjuicios de occidente y a la vez tan importante en nuestras vidas la podemos definir como una sensación placentera cargada de gran energía que solo sabemos liberarla a través de la práctica sexual, solo a través de lo poco y mal que hemos aprendido de algo que es de tal importancia que debemos nuestra existencia gracias a ella, gracias a esa energía.

Pornografía, erotismo, excitación, orgasmos, reproducción… es lo único que conocemos del sexo, una forma de sentir placer guiándonos por nuestros instintos y automatismos, un error que nos hace perder la energía, derrocharla y no canalizarla en nuestro beneficio.

¿Entonces existen alternativas a la hora de utilizar la energía sexual? Si, existe vida mucho mejor mas allá de la enseñanza tan pobre que hemos recibido en sexualidad, en este artículo aprenderemos como canalizando la energía sexual nos puede llevar incluso a crecer como personas.

Este no será el único artículo sobre esto, es el primero de muchos. Prepárate, empieza tu camino hacia el crecimiento personal y la sanación sexual.

¿Qué es la sanación sexual?

La sanación sexual es eliminar nuestros perjuicios para conseguir transformar de una forma eficaz y rápida todo los elementos negativos que nos bloquean física, emocional y mentalmente y así lograr también desbloquear un campo de energía interno desconocido.

Cuando hablamos de perjuicios nos referimos a todo aquello que hemos aprendido en esta sociedad occidental en la que vivimos. Desde muy pequeños hemos aprendido que nuestro cuerpo desnudo es impuro y el sexo pecado, no nos han enseñado nada y a la hora de aprender por nuestra cuenta el resultado es aún peor.

Por lo tanto, gracias a la sanación sexual lograremos que la energía sexual fluya en libertad y sin ataduras, porque la energía sexual es creativa, transformadora y sanadora, te conecta con tu yo interior, con tu luz, ayudando a liberar tu mente.

Es el tantra, una de las tradiciones orientales más antiguas, el mejor ejemplo de sanación sexual, en el sexo tántrico llevan la energía a niveles increíbles que no solo nos llevaran a la ansiada sanación sino que puede elevar una relación de pareja a arte.

La sanación sexual trabaja en nuestras emociones y en nuestros desequilibrios. Aprendemos así a liberar nuestra mente y cuerpo y a cambiar patrones y conductas para descubrir ese yo interior que desconocíamos. Eliminamos así nuestras dificultades y carencias, nuestros miedos, limitaciones y vergüenzas, abriendo nuestra mente y ayudándonos en nuestras relaciones personales e íntimas.

Cambiar dolor, desazón, miedo, vergüenza, bloqueo, impotencia, represión por sensibilidad, energía, amor, deseo, poder, confianza, salud, paz, felicidad, gozo… ¿no suena esto maravilloso?

¿Qué es la energía sexual?

La energía sexual puede tanto sanarte como enfermarte, depende de cómo la utilices. Si seguimos con las practicas tan negativas de occidente, seguramente nos acabe haciendo más mal que bien pero si decidimos cambiar, liberarnos del miedo, la vergüenza, la culpa y la rabia y llevar esta energía hacia otras metas conseguiremos una sanación muy poderosa que alcanzara nuestro corazón.

Cuando aparece un desequilibrio emocional o entre el cuerpo, la mente y la consciencia o cuando nuestros centros energéticos dejan de estar alineados, nuestro cuerpo se contrae y se cierra, poniéndose en estado de alerta y tensión para buscar protección frente al problema.

Este desequilibrio puede ser resultado de enfermar debido a un problema con nuestra energía sexual. Nuestro cuerpo es sabio y además tiene memoria, así que años de tensiones y miedos puedan llevarnos a un estado del que no somos ni conscientes.

Ya no es solo nuestra educación y en la cultura en la que vivimos, sin saberlo podemos estar sufriendo las consecuencias de la herencia o de experiencias pasadas. Infancia, adolescencia, familia, educación, amigos, religión, medios de comunicación… son un caldo de cultivo al que estamos sometidos desde que nacemos, una tortura para nuestro equilibrio emocional y nuestra salud física.

Solo cuando la energía sexual se fusiona con el corazón podemos aprender a recordar quien eres en realidad y a cómo hacer el amor con total libertad.

Aprende a amarte, sentirte, escucharte, aceptarte y a respetarte tal como eres. Solo cuando alcances esta liberación y solo con esta nueva forma de ver el sexo podrás hacer desaparecer el tiempo y el espacio. No habrá agenda, ni presión, ni relojes… solo existirá un aquí y ahora, dos seres que se aman y que logran canalizar juntos una energía con un poder increíble.

¿Cómo utilizar la energía sexual?

Lo primero de todo es ser conscientes de que queremos seguir este camino largo  y difícil que se nos presenta hasta la sanación sexual. Un camino lleno de dificultades y dudas que nos harán retroceder pasos más de una vez, esto no es fácil, ni vas a ver resultados en dos días, ni puede que en meses…

Una vez que somos conscientes y tenemos claro que vamos a seguir luchando sin descanso por alcanzar nuestras metas, llegara un momento en el que experimentaremos sensaciones nuevas en nuestro organismo, sensaciones intensas de expansión y relajación. Puede ser que te sientas feliz o que te dé por llorar intensamente. Puede también que esas primeras sensaciones te resulten extrañas, que te notes como ausente o te cueste analizar todo aquello que sientes. Sea como sea deja que la energía, las sensaciones y emociones fluyan libremente.

Después de notar estas primeras sensaciones seguiremos trabajando para aprender a dominarlas, llegara un momento que notaras tus canales más abiertos, como se despierta tu atracción sexual y como tus barreras se abren.

Deja que esa energía fluya y que recorra todo tu cuerpo, solo abriendo la mente, relajándote y dejando que todo fluya de forma natural podrás alcanzar un estado de total intensidad y liberación y descubrirás algo sobre ti y tu sexualidad que no habías visto hasta ahora. Veras como la energía sexual te permite sentir, vibrar y comunicarte a través de tu cuerpo. Será en ese momento cuando tendrás la capacidad de sanar cuerpo y mente.

Esto no es forzar, no es hacer un ejercicio físico o resolver problemas matemáticos. Hay que entrenar el musculo más poderoso que es el cerebro y poco a poco liberar la mente para que todo fluya de forma natural, sin miedos ni presiones.

¿Qué es el crecimiento personal?

Vale, hemos hablado mucho de energía sexual, ¿pero que es el crecimiento personal? Así a modo de introducción porque esto da para otro artículo, podemos decir que el crecimiento personal es la capacidad que tenemos los humanos de aprender cosas por nosotros mismos, dejando los miedos a un lado y abriendo las puertas a nuevas experiencias.

Trabajando día a día cuerpo, mente y espíritu lograremos un crecimiento personal que nos llevara a una dimensión y sensaciones desconocidas, estaremos en continuo progreso y abierto a nuevas experiencias y desafíos que nos harán crecer y mejorar como personas.

Si por el contrario nos quedamos atrapados en nuestros miedos e inseguridades entraremos en un círculo, en una monotonía que no será nada beneficiosa pero de la que tampoco podremos escapar. No seremos capaces de afrontar los retos de la vida, no mejoraremos como personas y no seremos capaces de lograr ninguna meta.

Beneficios de la sanación sexual

La sanación sexual te conecta con tu cuerpo y mejora tu estado de ánimo y tu poder personal. Pero a nivel físico y de salud existen una serie de beneficios mucho más poderosos como resultado de trabajar esta sanación sexual y canalizar la energía. Con entrenamiento y constancia podremos llevar a dominar esta técnica que luego nos resultara de especial ayuda en casos de:

  • Impotencia sexual
  • Anorgasmia
  • Falta de sensibilidad
  • Eyaculación precoz
  • Evitar problemas de próstata
  • Bloqueos emocionales por abusos
Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.