10 Etiquetas falsas para engañar al consumidor

Bueno parece, sano no es

Natural, casero, artesano, gourmet… con vitaminas, con minerales, producto “supermegaguay”… y una larga lista de palabras bonitas que aparecen en las etiquetas de los productos y que dan “caché” al producto. ¿Quién no ha visto alguna de estas palabras cuando ha ido al supermercado? Ya están por todas partes, en todos los productos. No hay legislación que regule este tipo de etiquetas y las grandes compañías las utilizan como les da la gana. Hoy en día se ha llegado a un punto que a cualquier cosa se le llama natural y casero cuando en algunos casos, ese producto tiene tal cantidad de conservantes, grasas y azucares que está más cerca de ser un peligro para la salud, que un producto natural.

A continuación vas a ver una lista con los términos más usados en la industria alimenticia. Si ves alguno de ellos ¡desconfía! Y no lo compres, o no te dejes llevar por ese anzuelo y dale la vuelta al producto para mirar sus ingredientes. La mayoría son términos confusos y falsos, utilizados para hacer campañas de marketing y vender más. No les importa la salud de sus clientes, si el producto es nutritivo o si puede ser sano o llegar a dañar la salud de las personas. Solo les interesa hacer dinero a como dé lugar. La ética y la moral hace tiempo que se perdieron.

 

Las etiquetas falsas

Debería de existir una ley que regulase y sancionase esto o al menos existir un poco de sentido común y que las empresas pensasen más en la salud de las personas. Como por desgracia no es así pues toca escribir este artículo para enseñar a los consumidores que es lo que esconden estas etiquetas y como hacer una compra verdaderamente saludable.

En algunos casos, ya no es solo que las etiquetas sean falsas, es que además se engaña, se juega con las palabras, se añaden imágenes y colores llamativos… todo pensado y estudiado para engañar al consumidor y que acabe comprando el producto pensando que está eligiendo algo sano.

Vamos a ver esas etiquetas de las que hemos hablado en el apartado anterior y que en algunos casos pueden llegar a ser falsas, haciendo que el consumidor compre un producto supuestamente sano que en verdad no lo es. Esta lista te servirá para que a la hora de hacer la compra conozcas los trucos que utilizan los fabricantes y asi evitar que te engañen. Coge papel y boli y toma nota que esto es muy importante.

 

Natural

Lo natural es comprar frutas y verduras frescas de un agricultor local o mejor aún tener tu propio huerto en casa. Natural no es un pan de “mierda” (y lo siento si soy duro y grosero, no me lo tengáis en cuenta pero un servidor se enerva con estas cosas), o un caldo aguachirri con sal, azúcar, harina refinada, conservantes y productos de dudosa calidad y procedencia.

Con estas etiquetas se está vendiendo un producto que parece que es mejor pero que no siempre es así. Hay que tener en cuenta una cosa, natural solo puede ser el agua de manantial, los fermentos lácteos sin aromas, los aditivos de origen animal o vegetal y las conservas al natural. El resto es una exageración y un engaño.

 

Casero, artesano o gourmet

Estos términos ya son la panacea, una moda que parece que se inventó ayer y que cualquiera se ha subido al carro. Una persona ve el término casero y artesano y lo primero que piensa es en algo hecho en casa con productos de calidad. ¿Entonces que hace una gran compañía que vende millones al día poniendo estas etiquetas? No creo que exista una legión de personas haciendo a mano el producto en cuestión para que llegue al supermercado cada día recién hecho, esto no sería para nada rentable. Y es que solo hay que mirar la composición para darse cuenta de que de casero y artesano solo tiene el nombre.

Huye de estos productos, la mayoría son industriales y llevan procesos de elaboración nada sanos. ¿Quién usa en su casa aditivos, colorantes, acidulantes, gelificantes para cocinar? Pues eso.

 

Marinado

Termino muy usado en la cada vez más amplia carta de comida preparada de los supermercados o de las carnes de baja calidad a las que le tienen que añadir algo porque sino no se las comería ni el que las vende. La mayoría de estos productos están hinchados de azúcar, agua y montón de aditivos, especias y aromas. Nada sanos y mucho menos sabrosos por mucho que los intente maquillar.

 

Producto cárnico

Vas al supermercado a comprar carne y resulta que han añadido una etiqueta que pone “producto cárnico” puede parecer simplemente que están diciendo al consumidor que es carne pero detrás tiene algo más. Lo que estas etiquetas esconden es algo más que carne, también especias, conservantes, colorantes, aditivos y agua, mucha agua.

¿Por qué no ponen producto cárnico con aditivos, especias y colorantes? Claro, demasiado largo y además no es comercial.

 

Preparado de…

Otra gran etiqueta de las carnes de supermercado. Resulta que vas a comprar filetes de ternera y en la etiqueta te encuentras con un “Preparado de ternera”. Igual que en el caso anterior, es una etiqueta falsa, que lleva a confusión pensando el cliente que está comprando algo que no es.

Las cosas se tienen que llamar por su nombre, sin añadir nada como “Burger meat o preparado de…”. Si te encuentras con una etiqueta así, descarta el producto. Detrás puede haber cualquier cosa menos lo que estas comprando.

 

Elaborados

Este término se suele añadir a productos frescos (sobre todo pescados) y que suele indicar que lleva agua o aditivos que hacen que cambie su sabor y color. Esto es muy utilizado por ejemplo en el atún o en el calamar.

 

Jugoso o extrajugoso

Que rico suena un producto con estas palabras. Parece que te vayas a comer una carne de primera perfectamente cocinada. Pues no, en realidad no es nada positivo que un producto industrial tenga esta etiqueta. Detrás hay productos cárnicos de una calidad pésima con nada de carne pero si mucha agua y aditivos. Retira la carne seca y pon agua. Claro, asi a la fuerza será más jugoso pero nada nutritivo, ni sano.

 

Sabor a…

Leche con sabor a vainilla, yogurt con sabor a plátano.. Uuumh, que bueno, mejor comer así que natural ¿verdad? Pues error, detrás de esa etiqueta solo hay eso, sabor. Nada de fruta, ni algo que al menos se le parezca. Aditivos, aditivos y más aditivos. Y además, en muchos casos estos productos llevan el doble de azúcar que los naturales.

 

Nectar

El néctar de las flores. Que bien suena eso, que natural y nutritivo. Pues en realidad esta etiqueta tan bonita sirve para esconder un zumo de tercera categoría, mezclado con agua y al que se le añaden azucares, aromas y aditivos a mogollón. Así, sin conocimiento ninguno. Si quieres zumo de supermercado busca el natural sin azúcar y descarta los néctar y concentrado.

 

100% carne de…

Volvemos a las carnes y es que es un producto que da mucho de sí. Resulta que quieres hacer dieta y para ello vas a comprar pechuga de pavo (que menudo error pensar en estos productos para hacer dieta, pero en fin…) y optas por uno que pone 100% carne de pavo y te lo llevas pensando que es el mejor y todo carne pero no.

Dale primero la vuelta y mira los ingredientes. ¡Sorpresa! Del 100% hemos pasado al 85% o puede que incluso menos. No es lo mismo que toda la carne que lleve sea pavo a que el producto sea 100% pavo en su totalidad, ahí está el engaño. ¿El resto de ingredientes? Como siempre todo sano (sal, azúcar, aditivos…)

 

Trucos cuando la normativa si lo prohíbe

Hay veces que si hay una normativa que regula la etiqueta pero como bien se suele decir, “hecha le ley, hecha la trampa”. Para estos casos también tienen sus artimañas para seguir engañando al cliente.

¿Cómo hacen esto? Pues simplemente quitando la palabra que no pueden poner. En el queso rallado o en lonchas desaparece la palabra queso o en la carne picada de tercera pues quitan el termino carne. El consumidor no se da cuenta de la etiqueta pero si de lo que compra que es muy parecido a queso o carne pero sin serlo.

Hay que mirar más lo que se compra, vale la pena perder el tiempo y analizar en profundidad cada producto, cada etiqueta y sus ingredientes.

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.