Cuídate en verano VIII: Intoxicaciones alimentarias

Introducción

“Un alimento contaminado no suele tener mal aspecto, ni oler mal.”
 Verano, calor y si además añadimos un poco de humedad obtenemos el caldo de cultivo perfecto para que las bacterias se sientan como en el paraíso y puedan reproducirse a una velocidad increíble. Es en esta época del año cuando mas intoxicaciones alimentarias se producen con diferencia.

Además de lo anteriormente mencionado, también hay que añadir lo poco que cuidamos nuestra alimentación en verano y el abuso que hacemos de las comidas de los chiringuitos, algunos con nula limpieza y dudosa salubridad.

Bacterias, virus, hongos, parásitos, microorganismos patógenos o toxinas… hay mucha variedad y formas de llamarlos, pero estos son básicamente los elementos que pueden estar en los alimentos sin que nos demos cuenta o sin que estos presenten mal aspecto u olor.

Son un ejercito de soldados invisibles que campan por todo tipo de productos y superficies y que pueden provocar, en algunos casos molestias, enfermedades y problemas muy graves.

A continuación, veremos los diferentes tipos de microorganismos, enfermedades que provocan, causas, síntomas y prevención. Toma nota que igual alguno de estos consejos te libra de tener una mala experiencia estas vacaciones.

 

¿Qué son las intoxicaciones alimentarias?

Las intoxicaciones alimentarias son un problema de salud que consiste en enfermar después de comer alimentos en mal estado. Esto pasa por estar contaminado por bacterias, virus, parásitos o toxinas. Puede afectar a una sola persona o convertirse en un brote que llegue a afectar hasta a cientos o incluso miles personas.

Una de las intoxicaciones alimentarias mas comunes es la causa por el estafilococo Escherichia coli (E. Coli). La intoxicación se produce sobre todo debido a una manipulación incorrecta de los alimentos. Puede suceder tanto en la industria como en el hogar o bares y restaurantes y en general en cualquier situación donde haya alimentos mal refrigerados, mala higiene o manipulación incorrecta.

Estas intoxicaciones alimentarias también ocurren al consumir carnes poco cocinadas, productos lácteos en mal estado o alimentos muy sensibles a cambios de temperatura como mayonesas y huevos.

Todos estos problemas y los que veremos a continuación se dan mas en verano porque las bacterias necesitan calor para reproducirse con más rapidez.

Hay que tener en cuenta también, que estas intoxicaciones no afectan a todo el mundo por igual. Embarazadas, lactantes, niños y ancianos son los mas vulnerables y los que mas posibilidades tienen de sufrir complicaciones. También son de alto riesgo aquellos que tienen enfermedades crónicas. Enfermedad renal, diabetes, sistema inmunitario débiles…

 

“Las intoxicaciones alimentarias aparecen al poco de terminar de comer de forma inesperada y en algunos casos mas graves te puede dejar fuera de juego hasta más de una semana.”

 

Las intoxicaciones alimentarias más comunes

Huevos, pescados, marisco y pollo, estos son los cuatro alimentos del apocalipsis si hablamos de intoxicaciones alimentarias. Pero es que, además, si a estos alimentos le añadimos el combo de mal cocinados o manipulados de forma incorrecta o tenerlos en un ambiente inapropiado, con mucha humedad o fuera de la nevera mas de una hora a temperaturas superiores a los 32ºC entonces la intoxicación estará asegurada.

Hay muchas enfermedades originadas por el consumo de alimentos, pero a continuación veremos las más comunes:

 

Salmonelosis

Es la reina de las intoxicaciones en verano, la mas conocida y temida de todas. Esta enfermedad la provoca una bacteria llamada Salmonella enteriditis. Cuando ingerimos una cantidad alta de esta bacteria (que también dependerá de otros factores como la salud de la persona) origina una infección en nuestro organismo que provoca vómitos, dolor abdominal, fiebre y diarrea. En algunos casos la infección puede llegar a ser grave y ser necesario la hospitalización.

 

Botulismo

Es una intoxicación alimentaria originada por una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Hoy en día es una enfermedad poco frecuente pero grave. Esta enfermedad necesita un periodo de incubación entre 18 y 36 horas. Transcurrido el periodo necesario para que se reproduzca comienzan los síntomas que suelen ser vómitos y diarreas, pero no fiebre.  Cuando la enfermedad va a más empiezan los síntomas neurológicos y se produce debilidad motora en extremidades y en casos mas graves parálisis y muerte.

 

Escherichia coli (E. coli)

Es otra de las habituales en verano y sobre todo si viajamos a ciertos países de vacaciones, por eso también se le llama “diarrea del viajero”. La enteritis es una enfermedad originada por consumir sustancias que contienen bacterias o virus que inflaman el intestino delgado. Provoca entre otros síntomas: dolor abdominal, diarrea, fiebre y deshidratación grave. En adultos no suele ser grave, pero en niños puede llegar a ser necesario hospitalización e incluso en algunos casos es mortal.

 

Listeria

Es una infección poco frecuente en humanos, pero tiene una de las tasas de mortalidad mas altas (hasta el 70% en pacientes sensibles). La listeria se encuentra en alimentos crudos y mal cocinados. Sus síntomas son fiebre, dolores musculares o convulsiones, perdido de conocimiento y en casos graves provoca la muerte.

 

¡ATENCIÓN! Esto también te puede interesar

Descubre estos interesantes productos respetuosos con el medio ambiente.

Causas y síntomas de las intoxicaciones alimentarias

Como ya he comentado, las causas principales por las que un alimento se contamina son estar en un entorno con una humedad elevada, las altas temperaturas que favorecen el crecimiento de microorganismos y una mala manipulación o higiene.

A esto hay que añadir que un alimento contaminado de estas características no suele tener mal aspecto ni mal olor. Por lo que podemos estar comiendo tan tranquilos un plato riquísimo y a las pocas horas enfermar gravemente. Es por eso que es importantísimo extremar las medidas de prevención, seguridad e higiene.

Los periodos entre que tomamos el alimento contaminado y sentimos los primeros síntomas varían dependiendo de cada caso. En algunos casos en pocos minutos ya nos encontraríamos mal, pero en la mayoría de los casos tienen que pasar entre 12 y 48 horas. Incluso algunas enfermedades pueden tardar desde varios días hasta una semana en presentar los primeros síntomas.

La mayoría de los pacientes se recuperan en poco tiempo (de uno a tres días). Aunque dependiendo del tipo de microorganismo, de la gravedad y de la salud del paciente, la infección se puede alargar hasta más de una semana.

En general, los síntomas más comunes por intoxicación alimentaria son los siguientes:

-Molestias o dolor abdominal.

-Náuseas, vómitos o diarrea.

-Pérdida del apetito y pérdida de peso.

-Puede aparecer fiebre.

-En algunos casos se puede producir colitis o hasta daño renal.

 

“Una conservación o manipulación inadecuada puede contaminar un alimento con facilidad y provocar una intoxicación alimentaria.”

Como prevenirlas y evitarlas

Existen muchos trucos, consejos, medidas y normas a tener en cuenta para poder evitar las intoxicaciones alimentarias. A continuación, pongo las más importantes. Siguiéndolas al pie de la letra será casi imposible que se produzca una intoxicación:

-Lavarse las manos: esto es lo primero, lo principal y lo obligatorio. Las manos siempre, siempre, bien limpias. Hay que hacerlo antes y después de manipular alimentos y también cada vez que cambies de tarea. Solo pierdes unos segundos y vale la pena, incluso si tienes que lavarte las manos 50 veces durante una comida pues mejor hacer el esfuerzo.

-Contaminación cruzada: hay que vigilar la zona de trabajo y no utilizar cubiertos para trabajar con varios alimentos, ni colocar un producto en una zona donde previamente habías manipulado otro.

-Tablas de corte: Esto es bien sencillo, lo mejor es tener varias para cada tipo de alimento y lavarlas muy bien después de cada uso.

-Paños de cocina: hay que cambiarlos constantemente (no usarlos más de dos días seguidos) y lavarlos a temperatura alta y secarlos muy bien. Parecido pasa con los estropajos, en este caso lo ideal es desecharlo cada dos semanas.

-Aparatos de cocina: licuadoras, exprimidoras… hay que desmontarlos y lavarlos a conciencia. Sobre todo, las juntas de las gomas.

-Huevos, un caso especial: preparar platos con huevos crudos o mal cocinados puede provocar enfermedades graves. Hay que tener cuidado al manipularlos. Seguir una serie de pautas como comprar huevo con la cascara limpia, no separar las yemas en la cascara o no cascarlos en el bol donde los vayas a batir.

-Refrigeración: Es importante guardar enseguida los alimentos en la nevera a una temperatura entre 0ºC y 5ºC.

 

“Un alimento contaminado puede contaminar a otro si lo pones en el mismo lugar o si lo manipulas con los mismos cubiertos. Es lo que se conoce como contaminación cruzada.”

 

¿Has sufrido alguna vez una intoxicación alimentaria? ¿Cómo fue y cuáles fueron los síntomas? Cuéntanos tu experiencia dejando un comentario justo debajo.

👇👇👇

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.