¿Qué comer saludable en la vuelta al cole?

Comer saludable en la vuelta al cole

Comer saludable en la vuelta al cole. Acaban las vacaciones de verano y toca volver a la odiosa rutina (cambios de horario, organización, vuelta al trabajo a clase…) y también cambios en la alimentación (aunque en la mayoría de los casos siempre será mejor la alimentación que se puede llevar ahora que la que se ha seguido durante el verano). Aun así es importante seguir unas pautas, dejar atrás chiringuitos, helados, grasas, picoteos… y volver a una alimentación más saludable.

Al principio resultara difícil arrancar y volver a la normalidad pero es importante hacer el esfuerzo y más cuando se trata de niños que es de lo que hablaremos en este artículo sobre comer saludable en la vuelta al cole.

Durante las vacaciones es normal cometer algunos excesos y ser permisivos en lo que comen los niños pero ahora toca educarles en que el periodo de descanso acabo y toca madrugar, estudiar y comer productos sanos.

No voy a alargar más esto así que vamos a ir directo al grano. A continuación vas a ver algunos trucos para empezar el nuevo curso con buen pie así como consejos sobre comer saludable en la vuelta al cole y que cosas deberían evitar.

 

Recuerda: comer saludable en la vuelta al cole + ejercicio físico = salud. Y en niños aún más.

 

Alimentación saludable para los niños

alimentacion saludable

 

A continuación vamos a ver la importancia de las cinco comidas diarias para que nuestros hijos puedan comer saludable en la vuelta al cole. Que hay que comer y que es mejor evitar.  Y también como organizarse para que el poco tiempo del que dispongamos se pueda aprovechar así como organizar que comida se pueden llevar nuestros hijos al recreo. ¡Vamos allá!

Desayuno

Es la comida más importante del día. Es algo que se ha dicho una y otra vez y es por eso por lo que hay que hacer el esfuerzo de desayunar siempre cada día y educar a los niños en la importancia de un buen desayuno. Hay muchas personas que se van de casa cada día sin desayunar nada y con sus hijos hacen lo mismo. ¡ERROR!

Hay que evitar eso desde ya. Aunque eso suponga levantarse media hora antes, da igual. El desayuno es importante y vale más la pena que perder media hora de sueño que además, conociendo nuestra fama de trasnochar seguro que el 90% de las personas podrían recuperar esa media hora yéndose a la cama antes.

En cuanto al desayuno, un vaso de leche no es suficiente. Como he comentado antes, la pereza y las prisas hacen que no se desayune o se haga mal y en el desayuno hay que meterle energía al cuerpo después de toda la noche sin comer nada. De esta forma terminamos con el ayuno y ayudamos al cuerpo a empezar el día con mejor rendimiento físico e intelectual.

El desayuno debe de contener nada más y nada menos que el 25% de las calorías diarias. En él se pueden incluir los siguientes alimentos:

-Un lácteo como leche o yogur para aportar calcio o sustituirlo por productos con leches vegetales pero sin azúcar para aquellos que tengan intolerancia a la lactosa.

-Alimentos que contengan cereales que son una buena fuente de energía. Pueden ser desde tostadas de pan hasta cereales normales siempre que sean de calidad, sin harinas refinadas y sin azucares añadidos.

Fruta, un alimento superimportante y que debe de estar en la dieta a lo largo del día. También se puede hacer en zumo siempre que sea natural.

-Con las tostadas que he mencionado antes se puede incluir algún producto cárnico bajo en grasa como jamón o pechuga. Aquí es importante destacar que sea de buena calidad ya que algunos de estos productos cárnicos llevan gran cantidad de sales, aditivos e incluso azucares. Mirad la etiqueta antes de comprarlo y si no os convence descartarlo.

-¿Se puede incluir mermelada o cacao en polvo? Siempre que el cacao sea desgrasado y ambos productos sin azucares añadidos se puede hacer una excepción e incluirla.

-Además de todo esto, si conseguimos que nuestros hijos coma alguna verdura, aguacate, una tortilla… entonces ya lo bordaríamos pero aun así con todo lo anterior ya se podría hacer un buen desayuno.

-¿Y qué hacemos con las galletas que a mi hijo le encantan? Hoy en día en el mercado hay ya muchos productos de este tipo sin azucares pero no los voy a recomendar. Detrás de ese estupendo producto con 50 cereales y sin azúcar seguramente habrá grasa a mogollón y harina refinada de pésima calidad.

 

El almuerzo y el recreo

El almuerzo a media mañana es importante para no llegar a la hora de comer con demasiada hambre. Pero en el caso de los niños, cuando llega la hora del recreo, hay poco tiempo, el niño quiere jugar y además esta solo sin nadie que le diga que se tiene que comer el almuerzo.

Aquí es importante tener en cuenta dos factores para que el almuerzo sea un éxito y no se lo salten, acabe en la basura o en el fondo de la mochila. Lo primero es educación, importantísimo siempre. Lo según es incluir algo que sea fácil de comer y además de energía en pequeñas cantidades.

Un almuerzo saludable y rápido podría ser una pieza de fruta (plátano o manzana), zumo natural o unos frutos secos con un pequeño bocadillo.

 

La comida

La comida puede ser en el mismo centro o en casa. Si es en casa seguramente será algo rápido ya que los padres tienen que volver al trabajo y los niños a clase si no tienen jornada continua.

Hoy en día el quedarse en el comedor del colegio es una buena idea ya que hay más conciencia y la calidad de estos menús ha mejorado muchísimo en los últimos años. Hay más variedad de comida, más saludable y además son menús que suelen estar elaborados por expertos dietistas.

Si se opta por que nuestros hijos coman en el comedor hay que tener en cuenta que es lo que comen cada día para planificar la cena y complementarla con otros alimentos para no repetir menú el mismo día.

En caso de que los niños coman en casa es importante planificar un menú semanal para tener un control de que se va a elaborar cada día y así de paso planificar mejor la cesta de la compra. En este menú es importante hacer dos platos e incluir verduras, ensaladas, legumbres, algo de pasta y arroz, carne blanca o pescado y una pieza de fruta como postre.

 

La merienda

La merienda también es importante para llegar a la cena sin hambre. Y al igual que pasa con el almuerzo, para la merienda puede haber poco tiempo o que después de clase hayan otras actividades extraescolares que dificulten que nuestros hijos puedan merendar adecuadamente.

La merienda tiene que ser ligera, poca cantidad y algo rápido, nutritivo y fácil de tomar. Se puede alternar y consumir algo diferente al almuerzo.

Fruta, zumo, un bocadillo pequeño, algún lácteo o un puñado de frutos secos pueden ser una buena solución para una merienda saludable.

 

La cena

Es la última comida del día y además después de esta nos vamos a la cama por lo que la cena siempre tiene que ser ligera. Cenar más de la cuenta puede provocar que nuestros hijos duerman peor y además contribuye a que sufran sobrepeso.

En la cena hay que aprovechar para incluir aquello que no se haya comido a la hora de comer, siempre que sea ligero y en poca cantidad. La cena puede estar compuesta por verduras, puré, ensalada, una tortilla o algo de legumbres o arroz.

 

En la alimentación de los niños hay que evitar siempre los azucares, la bollería industrial, la comida industrial, el exceso de grasas o comer siempre los mismos platos porque no les guste otra cosa y menos si son del tipo de carnes, pasta, patatas fritas… Todos estos alimentos se alejan del objetivo de comer saludable en la vuelta al cole.

 

 

 

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.