Reto real fooding: comiendo comida real

¿Qué es el real fooding?

El real fooding más que una dieta, es una forma de intentar llevar un estilo de vida saludable que consiste en comer comida real y evitar los productos industriales ultraprocesados. Hoy en día, en este mundo en el que vivimos en que cada vez nos cuidamos más y buscamos nuevos productos ecológicos y naturales, este tipo de modos de vida se ponen enseguida de moda.

Por lo tanto, cada día son más los que buscan comer comida de verdad de la de toda la vida, evitando los alimentos procesados, industriales, artificiales, con aditivos y en general de dudosa procedencia y calidad.

Es, en resumen, un estilo de vida que defiende el derecho a una alimentación saludable para la población, luchando contra la industria alimentaria que nos vende cada día productos más caros, pero a la vez menos saludables.

comida real

 

¿Qué son los alimentos procesados?

Son, sin exagerar, el mayor enemigo de nuestra salud y de nuestro organismo. Aun así, los gobiernos callan y dan el visto bueno a toda esta cantidad de “basura” que en algunos casos rozan la ilegalidad por la tal cantidad de azucares, grasas y aditivos (algunos con sospechas de ser cancerígenos) que llevan en su composición.

Los productos procesados inundan nuestra vida. Están en todas partes, televisión, radio, prensa… vas al supermercado y más del 70% de los productos no son comida real y ni tan siquiera se le acercan. Sales a la calle y cada vez hay mas establecimientos de comida rápida y menos restaurantes normales, menos panaderías de pan de toda la vida y mas panaderías baratas con pan de venenosas harinas refinadas.

Vas al colegio y hay una panadería enfrente, un kiosco al lado lleno de basura cancerígena por todas las estanterías y para colmo dentro del mismo colegio una maquina llena de bollería, maquinas que también están en hasta en los hospitales…

 

¡BASTA! Esto no puede seguir así

 

Llegados a este punto y visto lo visto… ¿Es posible comer comida real hoy en día? Por suerte si y cada día mas gracias a la cantidad de locales de alimentación ecológica y también, todo hay que decirlo, a que las grandes compañías están cediendo y cada vez dan mas al cliente lo que busca y no lo mas barato y ya está.

Las grandes empresas ya no engañan a nadie, el marketing no sirve. Es su fin, y solo les queda ceder ante las exigencias de la población o desaparecer junto con sus productos malignos.

 

“La mala alimentación causa 90.000 muertes al año solo en España. Los azucares añadidos, el exceso de sal y las grasas trans son los principales factores de estos fallecimientos y de muchas enfermedades.”

 

 

Un realfooder en el supermercado

¿Qué alimentos se pueden tomar?

Cualquier alimento entero o puro que no ha sufrido ningún tipo de proceso, ni cambio como verduras, frutas, frutos secos, legumbres, carne, huevos, pescado, cereales y lácteos.

Comida real real fooding

¿Qué alimentos hay que evitar?

Todos los procesados o aquellos alimentos que directamente tengan más de cinco ingredientes como bollería, refrescos, pizzas, patatas fritas, zumos, galletas y otros dulces…

 

 

Enterrando mitos. Ni los alimentos reales son insanos por llevar algunos grasas, colesterol o azúcar… ni los ultraprocesados son buenos por llevar algunos la palabra “rico en…” “light”, es todo mentira, no te creas jamás ninguna de esas etiquetas.

Ultraprocesados = basura cancerígena

Alimentos reales = saludables

Existen campañas sin ninguna base científica ni sentido alguno que consiste en atacar a algunos alimentos de toda la vida como los huevos, la leche, el plátano o el pan. Son alimentos que contienen muchos nutrientes y son cien veces mas sanos que cualquier producto industrial

 

¿Qué buscamos con el real fooding?

El realfooding nace de lo que hemos visto antes. Es tal la cantidad de comida basura que hay a nuestro alrededor junto con el cambio de mentalidad de la gente lo que hace que este movimiento crezca con una fuerza increíble.

Hoy en día la sociedad empieza poco a poco a concienciarse de lo que come. Ya no vamos al supermercado y compramos las cosas solo mirando el precio, ahora también buscamos calidad, frescura, buscamos evitar ciertos alimentos y miramos a conciencia las etiquetas de aquellos de los que tenemos dudas.

En general, con todo esto se busca alimentarnos de forma más saludable y respetuosa con el entorno, evitando el sobrepeso y la obesidad que son dos problemas que cada día van a más y también sus nefastas consecuencias como son las múltiples enfermedades que están detrás de un modo de vida poco saludable (diabetes, problemas de hígado, hipertensión, problemas cardiovasculares…)

Los productos que se venden hoy en día en los supermercados están llenos de etiquetas donde dicen ser “supersaluables” cuando en realidad son alimentos industriales procesados donde abundan azucares y grasas trans en grandes cantidades y en algunos de los casos aditivos que pueden llegar a ser cancerígenos.

 

“Aumento de la fibromialgia, alergias, intolerancias, enfermedades cardiovasculares varias, diabetes y algunos canceres como el de estomago y colon. Esta es la factura que tenemos que pagar por consumir alimentos industriales. Una factura que supone un gasto enorme y la ruina de la sanidad pública.”

 

Reto real fooding: una semana a base de comida real

Llegados a este punto y que últimamente me ha dado por cuidar mi salud, cuidar lo que como y aprender cada día de nuevos nutrientes y superalimentos que añadir a mi dieta, voy a estar una semana comiendo solo comida real, sobre todo a base de frutas y verduras frescas, también legumbres y algo de carne.

No tomare nada de alimentos procesados durante esta semana y ya que me pongo lo voy a llevar más allá, y tampoco voy a incluir en mi dieta durante esos días ni gluten, ni lácteos, ni azúcar, ni sal, ni fritos y tampoco carnes rojas, quiero probar que pasa en mi organismo si elimino todos estos alimentos que desde mi niñez me han tenido enganchados. ¿Sera como dejar de fumar?

Proceso

Voy a poner un pequeño diario de cómo evoluciono cada día haciendo el reto, vamos allá:

Día 1

Ensaladas, alcachofas, cebollas, zanahorias, remolachas… entre otras verduras, boniatos, soja en todas sus formas, frutas de todo tipo, arroz, legumbres y algo de pechuga de pollo. Eso será más o menos lo que voy a comer durante la semana, todo libre de transgénicos, grasas trans, procesados…

De momento el primer día se lleva bien, no siento ni hambre, ni necesidad de comer nada más que lo que he comido. Pensaba que tendría más hambre al final del día, o acabaría cayendo en la tentación y cogiendo algo de pan o queso que me pierde, pero no.

Día 2

Lo de ayer parece que fue un espejismo, hoy el día ya no lo llevo tan bien, mi estómago y mi cerebro están empezando a quejarse como diciendo “¿pero qué clase de comida es esta? ¿Dónde están los bocatas y el queso manchego curado?” tengo un poco más de hambre que ayer y tengo el antojo de comer bocata de tortilla de patata o bocata de jamón.

Día 3

Pese a que no tengo mucha hambre porque en realidad me estoy alimentando bien, mi cerebro sí que se desespera sin su droga, sin recibir esos alimentos a los que lleva años acostumbrado. Además, he empezado a depurar, voy cada media hora al baño, es impresionante.

De momento no noto cambios significativos, solo mi cerebro quejándose de lo que le estoy dando al cuerpo ¿será que de verdad soy adicto a ciertos alimentos y estoy ahora en proceso de desintoxicarme?

Día 4

Poco a poco el cuerpo se va adaptando, ya no siento ansiedad por comer otras cosas ni mi estomago se queja tanto. Estoy depurando tanto y comiendo cosas que solo comería para adelgazar que más que un cambio en la alimentación esto ya empiezo a verlo como estar a dieta.

¿Cosas positivas? las digestiones son menos pesadas, eso en cuenta al cuerpo, mentalmente no cambia nada, aunque también es verdad que es pronto. Mañana pasare por la báscula para ver cómo va el peso, llevo cuatro días que me podría haber quedado a vivir en el baño perfectamente así que seguro que algo de peso he perdido.

Final de semana

Durante esta semana he perdido 600 gramos, la verdad es que el resultado ha sido positivo, me encontraba bien de salud y además he perdido peso que falta me hacía. jejeje.

Otro detalle a tener en cuenta es que al acabar el reto me dio por hacerme un pequeño homenaje y ¡sorpresa! he acabado malo del estómago. ¿Casualidad?, nunca lo sabremos.

Lo que esta claro y visto lo visto es que voy a seguir comiendo comida real. Quiero ver qué sucede después de un mes que es el periodo donde más se ven los cambios.

 

“Recuerda: la comida real no suele llevar etiquetas, ni ingredientes, o como mucho cinco. Básicamente porque es simplemente el propio alimento, un producto puro y no lo necesita.”

 

 

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.