¿Por qué el sarampión se ha vuelto epidemia?

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una enfermedad que en los últimos años había perdido protagonismo por estar muy controlada pero que últimamente esta causando muchos problemas en Europa y EEUU y que incluso esta al borde la epidemia.

Se trata de una infección provocada por un virus y que es altamente contagiosa. En general no debería de ser un problema ya que existe una vacuna muy efectiva, pero con el auge de los “antivacunas” se esta llegando a un punto en el que hay miles de personas que no están inmunizadas con el consiguiente peligro que eso supone tanto para ellos mismos como para el resto de la sociedad.

De normal suele afectar sobre todo a niños no vacunados, aunque un adulto que no esté inmunizado también puede contagiarse por este virus.

Al igual que pasa con la varicela, cuando una persona contrae el sarampión queda inmunizado para siempre. De todas formas, hay que tener en cuenta que puede haber consecuencias y secuelas que en algunos casos pueden ser muy graves. Por eso la importancia de seguir el calendario de vacunación.

El sarampión se puede transmitir tanto por contacto directo como por el aire, llegando a tener una capacidad de contagio superior a otros virus como por ejemplo el de la gripe. Este es uno de los motivos por los cuales este virus puede provocar una epidemia global con mucha facilidad si no se siguen las medidas oportunas. Esa medida es la vacunación, que es el único método que existe para evitar la enfermedad y su propagación.

A continuación, veremos cómo es esta enfermedad que ya teníamos olvidada. Síntomas, las causas y tratamiento y sobre todo los motivos que han llevado a que hayamos pasado de casi declarar su erradicación a epidemia.

 

Síntomas, causas y tratamiento para el sarampión

Causas

De normal esta enfermedad se contrae por el aire o por contacto directo con otra persona (ya sea por secreciones al hablar, estornudar, toser…)

Suele afectar en mayor medida a niños pequeños sin vacunar desde 1 a los 4 años. Y lo mas importante, es muy, muy contagiosa.

En resumen, hay tres factores que pueden causar el contagio, no estar vacunado, por contacto con otra persona o a través del aire si el virus esta “flotando” en el.

 

Síntomas

Los síntomas mas comunes suelen ser fiebre alta y erupciones en la piel que consisten en puntos blancos, rodeados de una inflamación de color rojo. También puede aparecer otros síntomas como tos, rinitis o conjuntivitis.

En adultos esta enfermedad puede ser mas grave por lo que pueden aparecer otros síntomas como la gastroenteritis e incluso problemas hepáticos. Mucho cuidado en adultos tanto cuando se esta infectado como posibles efectos adversos que pueden darse después.

 

Tratamiento y prevención

Como ya hemos comentado y como volveremos a ver mas adelante, la vacuna es la única forma de evitar esta enfermedad. Es más, es tan efectiva que, si todos estuviésemos vacunados, esta enfermedad estaría totalmente erradicada y formaría parte de la historia.

En cuanto al tratamiento, no existe uno en si frente a este virus. En caso de contagio lo único que se puede hacer es administrar antitérmicos y que el paciente guarde reposo y este bien hidratado.

 

Complicaciones

Como hemos comentado esta enfermedad puede tener consecuencias graves en adultos y efectos adversos posteriores. Los mas frecuentes son infecciones como la otitis o la neumonía.

En casos mas graves puede llegar a producirse también encefalitis. Aunque esto ultimo es mas raro y si la persona en cuestión esta sana no suele haber ningún problema.

 

El peligro de una nueva epidemia

sarampìón
Contagios por sarampión en Europa entre 2017 y 2018

Desde que se empezó a administrar la vacuna contra el sarampión hace unos 40 años, el peligro y los contagios de esta enfermedad han ido disminuyendo. Es tan poco la incidencia de esta enfermedad que podría estar perfectamente erradicada. ¿Entonces qué está pasando?

Pese a que esta esté remedio tan efectivo para combatirla, muchas personas no se vacunan o no vacunan a sus hijos, saltándose la cartilla de vacunaciones básicas. Ya sea por creencias, desconocimiento o dejadez, es importantísimo vacunarse contra aquellas enfermedades que se recomienda en cada país.

La expansión y las epidemias son así de sencillas y en el caso de esta enfermedad aún más. Globalización y facilidad para viajar por todo el mundo + no vacunarse = epidemia segura.

Los datos hablan por sí solos. Desde el año 2011 hasta la actualidad los casos de sarampión en Europa se han disparado a niveles muy preocupantes. Solo del 2016 al 2017 aumento en más de un 400% los casos de contagio y este 2018 podría ser incluso peor.

Países como Italia y Rumania han pasado de ser considerados zonas libres de la enfermedad por sus excelentes campañas de vacunación a considerarse zonas de alto riesgo para una posible epidemia.

Y todo esto en Europa, pero América no está mucho mejor. En Brasil y en Estados Unidos también han aumentado los contagios de forma alarmante. Además, otros países como Canadá, Uruguay, México, Venezuela y Colombia están en alerta porque también se están dando contagios cada vez con más frecuencia.

Como veremos en el siguiente apartado, este problema se debe a la falsa creencia de que las vacunas pueden causar enfermedades o incluso controlar la mente. Esto, además de falso hace que de verdad estemos poniendo en riesgo nuestra salud y la de los demás.

 

La importancia de la vacuna contra el sarampión

sarampión

Y contra cualquier otra enfermedad también. En esta página hablamos sobre remedios naturales, alternativas saludables… y eso está muy bien pero sin dejar nunca de lado la medicina moderna. Donde un remedio natural no llegue siempre estará la medicina. Es importante no dejar nunca de ir al médico, de tomar medicamentos si nuestra salud lo requiere, ni de dejar de seguir las cartillas de vacunación.

Y es que según algunos estudios cada vez es más frecuente entre las personas no vacunarse siguiendo falsas creencias y mitos que circulan entre la gente. Estos son que las vacunas pueden causar graves enfermedades en los niños como cáncer o autismo. Algunas incluso van más allá y creen que las vacunas son inventos de los gobiernos para el control mental.

Algunos parece que se están volviendo locos y no es por culpa de las vacunas. Las vacunas no solo no provocan ninguna enfermedad es que nos protegen de ellas. Al no vacunarse, lo que estamos provocando es que pongamos en riesgo nuestra propia salud y de todas las personas que tenemos a nuestro alrededor. De seguir así, incluso se podrían producir epidemias en el futuro de enfermedades ya erradicadas y que acabarían provocando miles de muertes en todo el mundo.

Este tipo de epidemias afectarían más como siempre  a los países más pobres. Estos tienen un problema doble, aunque la gente quisiese vacunarse es más difícil acceder a las vacunas y al aumentar la pobreza y el número de casos de malnutrición también es más probable al contraer la enfermedad que pueda tener consecuencias más graves. La mayoría de fallecimientos se da en aquellos países donde hay más pobreza.

 

10 motivos para vacunarse

1. Las vacunas ayudan a proteger nuestro organismo frente a enfermedades peligrosas.

2. El agua potable y las vacunas son los dos inventos que más vidas han salvado en los últimos años.

3. Sirven para erradicar completamente algunas enfermedades. Como la viruela que tanto mal causo en el pasado y que es una enfermedad que hoy en día no existe.

4. Pese a que algunos piensen que las vacunas provocan cáncer se ha demostrado que pueden hacer el efecto contrario. Las vacunas contra la hepatitis y el virus del papiloma humano pueden ayudar a evitar el cáncer de hígado y el de útero.

5. Niños, adultos, mujeres embarazadas, personas que hagan viajes al extranjero, profesiones de riesgo, personas con patologías… Todos deben vacunarse para evitar contraer enfermedades que en algunos casos pueden ser mortales.

6. No solo nos protegen a nosotros, también protegen a los demás. Al vacunarnos estamos evitando contraer una enfermedad y también contagiar a otras personas.

7. Los medicamentos y vacunas pasan por largos estudios y pruebas antes de aplicarlas a la población. En ciertos casos se pueden producir algún efecto adverso pero por lo general son 100% seguras.

8. No son una opción, son un derecho básico al que cualquier persona debería y tendría que acceder sobre todo cuando se trata de niños.

9. También forman parte de llevar hábitos de vida saludable. Vacunarse es tan importante como el descanso, la alimentación y el ejercicio.

10. Es importante por lo tanto, informarse y preguntar al médico de los calendarios de vacunación de cada país y seguirlo al pie de la letra. Hay que aplicar cada una de las vacunaciones en la fecha que corresponda.

Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable Habitos Saludables S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.habitossaludables.net/aviso-legal/.