Cuídate en verano IV: Comer saludable

Comer saludable en verano

Comer saludable en verano es muy importante, el calor y las vacaciones implican muchos cambios en nuestra vida y nuestro organismo, uno de esos cambios es incluir alimentos más frescos y que nos aporten líquidos y también es adaptar la dieta a un menor consumo de energía e incluir en ella alimentos con importantes cantidades de vitaminas, minerales y antioxidantes, todo esto nos ayudara también a reducir nuestra temperatura corporal.

En verano la playa resulta el lugar ideal por los turistas para desconectar y descansar pero además de ser un periodo de menos actividad también solemos comer en mayor cantidad y menor calidad. Sin embargo es posible estar de vacaciones y comer saludable para no alterar la salud del organismo, de esta forma también evitaremos volver a casa con unos kilos de más.

Además para los que se van de vacaciones y ya sufren sobrepeso o alguna enfermedad tal vez es buen momento aprovechar que no llevamos este estrés de vida del resto del año para pensar en hacer algo de ejercicio y comer de forma mas sana, todo es cuestión de elegir y organizarse y en vacaciones hay más tiempo para ello. No te comas solo fritos en el típico chiringuito, come más fruta y verdura y no dediques tus vacaciones solo a estar tumbado, aprovecha las primeras horas del dia o cuando anochece y haz algo de ejercicio. ¿Tú sabes lo bien que debe de sentar a nuestra autoestima volver en septiembre y que estemos más delgados?

Para empezar, en verano hay que evitar en la medida de lo posible consumir azucares, sal, grasas que están presentes en carnes rojas, embutidos y procesados y en su lugar añadir productos más sanos y refrescantes.

Consejos para comer saludable

Hace pocos días la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), dio algunos consejos para llevar una dieta equilibrada durante los meses de verano. Estos consejos son:

  1. Mantenerse bien hidratado. Hay que beber más agua de lo habitual. El exceso de calor propio del verano hacen que sea más fácil sufrir una deshidratación.
  2. Consumir más verduras y hortalizas. Y que mejor forma que con un refrescante gazpacho o salmorejo. También con una ensalada que es un plato muy versátil. Estos alimentos además de ser refrescantes también aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y agua.
  3. Frutas. Por lo menos tres piezas al día. Es un alimento que también ayuda a hidratarnos. Por lo que si no somos muy de beber agua por lo menos podemos dar un plus de líquido a nuestro organismo consumiendo fruta.
  4. Comida multicolor. Vegetales rojos, amarillos, naranjas, verdes… no te dejes ninguno, cada color aporta unos nutrientes diferentes, betacarotenos y otros antioxidantes.
  5. Pan y cereales. Siempre integrales de verdad y no de supermercado que no llega ni al 10% de harina integral.
  6. Legumbres. Es ese gran olvidado, un alimento que tendríamos que incluir en nuestra dieta como prioritario por su alto valor nutritivo. En verano en forma de ensalada están increíbles.
  7. Pescado. Es la mejor época del año para consumir pescados azules como el bonito o la sardina. Son alimentos muy nutritivos y fuente de omega 3, proteína, fosforo y yodo.
  8. Helados. La forma por excelencia de refrescarnos en verano. Lo pongo en la lista ya que hoy en día existen versiones en los supermercados de helados de fruta y sin azúcar y sino siempre los podemos hacer en casa, es muy sencillo.
  9. Conservación de los alimentos. Con el calor tenemos que tener mucho cuidado en como almacenamos los alimentos y preservar siempre la cadena del frio.
  10. Higiene. Punto siempre importante, hay que extremar la higiene al manipular los alimentos y lavarse las manos con frecuente. En veranos además el calor hace que las bacterias se multipliquen con más facilidad.
Vota este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.